jueves, septiembre 01, 2011

El sello de silencio

Has levantado un muro de ladrillos en tu boca.
Ahora lo derribas a martillazos.
Pam, pam, pam...
Sale un viento gélido-cálido de la infinita negrura de tu boca, donde abierta,
habitan las luces despertantes.

2 comentarios:

Ramana dijo...

Fundido en la luz, ya sólo soy luz.
Mi corazón emite sus rayor sin mirar a donde.
Todo el calor de mi Alma se propaga centrífugamente, deshaciendo las tienieblas.
Amanece y la aurora brilla, por fin, en el ocaso del egocentrismo, un mundo de esencias se nos revela inconmensurable, intenso y complaciente.
Todos somos soles, dentro de un sol omniabarcante.
No hay más placer que el de la plenitud del ser, ni queda deseo que requiera satisfacerse.
No hay amor para ser expresado, porque todo ha sido activado y realizado hasta límites inimaginables.
Tiemblo de felicidad hasta estabilizarme en la vibración altísma de este universado revelado.
Yo soy el Todo, el Todo soy Yo. Y nuestros fluidos radiantes se entremezclan en un océano de fuegos de artificio incandescentes.

David C. dijo...

Suena muy bien. Éxitos en el Concurso 20blogs.

Te invito a que visites mi blog en la sección de cine
http://cineparausarelcerebro.blogspot.com/