martes, septiembre 02, 2008

Sirena

Vengo a decirte, con todo el amor del mundo, que si tienes algo que decir, que lo digas. Lloras lágrimas de diamante y sin embargo no ves la maravilla que es simple y llanamente pisar el suelo, mirar al cielo y sentir el viento acariciando tus mejillas. ¿Acaso has de desempeñar un papel que te has creído a fuerza de repetirlo?. Mira, si quieres al mundo con asomos de cargar con una pena que no es tuya, nadie te ha pedido que lo hagas. Si tu corazón me muestra el fuego, ¿como esperas que no piense que estás quemada?. Tú y yo sabemos que no es así, que lo único que te abrasa es no ser tu misma. Y todo lo que te digo es para ti y para mí, pues somos. Es, sencillamente, lo que esperas oír, lo que espero oír. Si no sale de tu corazón, no me interesa.
Cuando no te quedas en la superficie, salen a flote los tesoros.

1 comentario:

Anónimo dijo...

EL comment es que no hay comments