miércoles, octubre 01, 2008

Tranforma-dos al son de la luna

Bueno. No solo de pan vive el hombre, también de carne. El caso es que últimamente he tenido poco tiempo para salir debido a los cambios ocurridos en mi vida. Me he mudado a Valencia por cuestiones parejistico-amorosas y he estado liado con la mudanza, adaptación al entorno y jugueteo diario de búsqueda de trabajo. Aún así, he sacado tiempo para algún acto social, como no podía ser de otra manera, peculiar y fascinante, así está escrito y así es mas divertido. El pasado sábado Mari Carmen y yo fuimos al restaurante Son de Lluna (Lleida, 14, Valencia) a disfrutar de una estupenda cena y espectáculo. El porqué de este acto hay que buscarlo en mi vecino, transformista, que nos invita a verlo donde actúa habitualmente, evidentemente yo estoy plenamente dispuesto a vivir una experiencia nueva. Bendito momento, la cena, magnífica y el espectáculo, divertidisimo. Ver a Eurogloria y Osiris en plena acción fue gratificante, recomendable, no sin antes poner en antecedentes del contenido del mismo, imitaciones de canciones muy curradas y humor grueso. No se cuantas veces se metieron con nosotros, Osiris con mi pelo L'oreal y Eurogloria con mi compañera, a la cual roba los tangas cuando esta no está en casa... Después de volver a encajarme la mandíbula de tanta risa, al final del espectáculo, tomamos una copa allí mismo y compartimos risas y cachondeo. Es sorprendente la transformación a Eurogloria y el desparpajo de Osiris, al cual veo mas guapo de hombre que de mujer, Eurogloria era Eurogloria, no veía a mi vecino sino a la cabaretera que lleva dentro, perfecta metamorfosis. Cerrado Son de Lluna fuimos a tomar una copa con el jefe del mismo, Miguel, una persona encantadora y que ha creado un proyecto culinario y artístico ilusionante, como es él. En definitiva, una noche para recordar.
Pongo foto de familia habitual.


PD: Actualizado con enlace a fotolog de Eurogloria, ¡gracias!.

1 comentario:

juanje dijo...

¡Te mudas a Valencia y nos dices na! Cacho cabrón! que menos una despedida con tus coleguillas en plan fiesta de la máquina.