martes, octubre 13, 2009

La muerte vivida

Sentía un dolor dentro de si, el corazón le temblaba, pareciese que le desgarrasen, como humo que serpentea entre la oscuridad, su vida abandonaba su cuerpo inerte, un último aliento de mariposa expulsó por su boca, entre hierba fresca volaba su existencia. Estaba muerto. Al principio, esperó algo temeroso y por fin, cuando fue consciente, abrazó a la parca con amor de renacido.
Universo infinito estoy contigo, ya somos uno.

No hay comentarios: