miércoles, julio 08, 2009

La llamada

Os miráis unos a otros, atónitos, sin reconoceros y decís: ¿que hago yo aquí, quien eres tú?. Ha llegado la hora de recordar. Borramos nuestra memoria porque así es más fácil, aunque creamos que es más difícil. Ahora es el momento de empezar de nuevo continuamente, en primer lugar, viendo mas allá de lo evidente, olvídalo todo para recordarlo con la mirada de la conciencia. Ya no importa si crees en esto o lo otro o si has vivido de forma que has creado una personalidad definida. Bórralo. No sirve. Esta muerto. Tu avatar ya no da más de si, está en el límite. Atraviesa tus sueños sin juzgarlos y lee lo que pueda ampliar tu discernimiento, aquello que expande lo que eres no en la forma sino en el contenido. No creas en la ilusión de lo social ni en la tuya, son quimeras. Aprende a leer entre líneas. Una vez hecho esto te convoco a que crees. Mira a tu alrededor y comienza a crear. No pienses, usa tu pensamiento, que no te use el a ti. ¿Que queda, que no cambia?. El que observa sin juzgar, en el momento que juzga, salta tu personalidad, ya no eres el tú más íntimo. Así comienzan a mostrarse las conexiones y a medida que estas aumentan, ves que todo tiene su razón de ser. Así pues, alimenta tu conciencia de la experiencia, para eso estás aquí, para experimentarlo todo. Pero, ¿que toca experimentar ahora?. Déjate guiar por la intuición, usa tu racionalidad como es debido sin dejar que esta sea tu guía completa, ya que unas veces te acelerará y otras te frenará en tu desarrollo.
Desde lo mas profundo que Yo Soy llamo a todas las familias del alma a que se unan en su propósito de vida, que se reconozcan y trabajen en armonía para crear un nuevo mundo basado en la paz, el conocimiento, el amor y la alegría, aprendiendo de su luz y su sombra para trascenderlas, para convertirse en lo que ya son y han olvidado, en lo que Yo Soy, la infinita conciencia que se expande aquí y ahora.

No hay comentarios: