martes, octubre 21, 2008

Ruinas

RojizoSombras. Sombras rodeando las rocas de un atardecer rojizo. Moviendo el polvo y la arena sobre el tiempo detenido, ululando el recuerdo de nombres ya perdidos, renacidos de sus cenizas para vislumbrar la nueva luz de las estrellas. Miran de frente sabiendo su destino y sin embargo buscan como si lo hubiesen perdido. Evocad con sencillez lo que no tiene nombre, ni oído para ser visto. Las ruinas de la razón nos muestran el camino. Gracias, hijos míos, por ser rocas rodeadas de sombras.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Tu para mí eres una roca sin sombra, porque tenías que haber nasío muerto.