martes, diciembre 16, 2008

Sentirse bien

Quieto. Para un momento. Deja de pensar en eso que estás pensando ahora mismo, amigo. Respira. Ahora solo siente lo que tienes a tu alrededor. No importa donde estés, no dejes que el entorno te haga sentir lo que relacionas con el mismo. Solo siente el nacimiento. Cierra los ojos. Deja que se expanda tu corazón y que pasen los pensamientos, ahora no los necesitas. Mantente en ese estado, como un breve momento, leve como el aire, efímero, como un orgasmo, pero conteniendo el infinito en si mismo. ¿Puedes imaginar ser siempre así mientras todo cambia ilusoriamente a tu alrededor?. Bienvenidos a la creación.

No hay comentarios: