martes, diciembre 30, 2008

Estoy escribiendo ahora mismo

Estoy escribiendo ahora mismo. ¿O pienso que estoy escribiendo ahora mismo?. Si observo que pienso que estoy escribiendo ahora mismo, tal vez el pensamiento de que esté escribiendo ahora mismo es y se materializa en forma de vibración, recorre toda la existencia y se transforma en la imagen de materia, mente y que se yo que más, de que estoy escribiendo ahora mismo.
Mi mente está a mil por hora, así que decido pararla. Me calmo e intento dejar de pensar. Vamos a llevar la existencia un paso más allá, vamos a romper los límites de la mente. Me concentro. Creo poder traspasar la prisión de la mente y romper sus reglas, me parece ver un cuerpo de cristal resquebrajándose. Me enojo, ¡déjame salir!. Por un momento parece que el velo de la realidad se va a desvanecer, lo siento, lo veo cayendo y grito en mi cabeza, mi mente se asusta y me hace parar. Me acuesto exhausto, casi lo consigo, pardiez, al menos poco a poco voy sintiendo únicamente, no pienso. A medida que los ecos de los pensamientos se acallan, voy sintiendo una ansiedad extraña, parece como si mi cuerpo fuera a colapsar de un momento a otro, mi respiración y corazón parecen a punto de pararse. Siento que me muero, ya no soy ni mi mente ni mi cuerpo. Me vienen imágenes de mis seres queridos. Una voz me dice: tranquilo, no temas. Parece que no es el momento, solo es una experiencia. Vuelvo a mi cuerpo y a mi mente. Mi cuerpo comienza a temblar, siento un calor intenso en el pecho, comienzan a diluirse mis temores, siento un profundo amor y un profundo placer, tiemblo todavía mas, gimo del éxtasis orgásmico-místico que invade todo mi ser. Vivir es maravilloso. Gracias.
Estoy escribiendo ahora mismo.

martes, diciembre 16, 2008

Sentirse bien

Quieto. Para un momento. Deja de pensar en eso que estás pensando ahora mismo, amigo. Respira. Ahora solo siente lo que tienes a tu alrededor. No importa donde estés, no dejes que el entorno te haga sentir lo que relacionas con el mismo. Solo siente el nacimiento. Cierra los ojos. Deja que se expanda tu corazón y que pasen los pensamientos, ahora no los necesitas. Mantente en ese estado, como un breve momento, leve como el aire, efímero, como un orgasmo, pero conteniendo el infinito en si mismo. ¿Puedes imaginar ser siempre así mientras todo cambia ilusoriamente a tu alrededor?. Bienvenidos a la creación.