miércoles, febrero 25, 2009

Evacuación

Todo a tu alrededor termina por desaparecer así que no hagas un réquiem por cada pedazito de existencia de materia-energía que se pierde en el espacio-tiempo puesto que hasta todo esto no son más que reflejos de un cristal que se asoma al brillo de la superficie de lo que es.

Alterante

En las heladas aguas se sumergió, suntuosamente, el celebre ciervo. No sabía si nadar o seguir la corriente, así que decidió no hacer nada. Obviamente, le arrastró la corriente. Al cabo de un rato, un cazador comenzó a seguirle, le disparó varias veces, no obteniendo respuesta. Cierto tiempo después, el río tornó catarata y se posó sobre el mar torrencialmente. Así fue como nació la leyenda del barco fantasma con cuernos. Más tarde, peces en forma de dentaduras chasqueteantes recolectaban el coral del fondo del barco con cuernos, así se completaba un ciclo, el ciclo de la vid. Ruedas arrojadas tiempo atrás al mar, ahora rodaban y brincaban sobre las olas. Esto particularmente, al señor conejo de mar, le alteraba soberanamente.

martes, febrero 17, 2009

Yo soy Dios

Carta de tu ser superior

Con esperanza desde lo mas profundo del ser yo te digo, amado mio, eres uno con Dios, todos tus anhelos son uno con el creador, desde tu corazón, todos tus sueños son, brilla, como un sol, con la alegría de quien conoce la verdad y vive en ella.
Ya vives en el paraíso, toda la luz que emanas viene a mi y por mi es canalizada a toda la existencia.
No esperes nada, pues todo es.
Yo te digo, yo soy el hacedor, en profunda comunión con todos los seres, que son uno, manifiesta el poder que te ha sido dado, sin miedo, sin expectativas, desde tu alma que es todo.
¿Sientes como todo lo que te rodea se une a ti?.
Sabes la verdad, te ha sido desvelada.
Eres lo que yo soy, Uno, Dios.
Cumple con tu propósito de vida.
Gracias.
Dios te ama.

PD: publicado originalmente en Amor Incondicional.

lunes, febrero 16, 2009

Pescaito

Situado por encima del agua se hallaba el pez enjaulado, llevaba un reloj de pulsera atado al cinto que miraba de soslayo siempre que nadie le observaba. Estaba esperando para ser sacrificado, ofrecido al mejor comensal hambriento de pez frito. De vez en cuando lo embadurnaban en aceite para que pareciese mas sabroso. Sin embargo apenas si tenía carne, casí todo era raspa, menos mal que la poca carne que tenía era deliciosa. El sol le calentaba las aletas de tanto en tanto, la luna le cantaba todas las noches. El pez pronto se acostumbró a esta situación, decoró su jaula con algas y se dijo a si mismo:
- ¿Que mas da?. Total, el agua está fría para mi, será un placer bañarme en ella, ¡aquí hace mucho calor!.

Discúlpenme, es la hora de comer.

miércoles, febrero 04, 2009

La Paz del Horror y la Nada

Arrojado sobre el lecho, comienza la cuenta atrás. Cierro los ojos para ver un enorme precipicio ante mi. Ya puedo abrir los ojos a mi consciencia. Caigo por infinitos inconmensurables hasta llegar a la puerta de la nada misma. Allí no estoy solo, monstruosos seres me contemplan, me engullen el alma, grito de desesperación al comprobar que ellos son mi reflejo, el más negro de mis aspectos se me rebela y pide paso. Ante la desesperación, el dolor y el miedo me rindo: yo soy mis aspectos más repulsivos, forman parte de mi ser. Cuando todo parece perdido para siempre y nada queda salvo la ausencia de todo, durante un segundo hay paz y yo soy la paz.

Despierta a la otra vida, no pasa nada.


PD: Entrada también publicada en el nuevo proyecto Amor Incondicional